Vés al contingut principal

esta de moda prohibir coses...

els fantasmes del sonar no poden entrar a les biblioteques de Lleida ...van començar prohibint segons quines indumentària al Vaticà ...i el Excel·lentíssim Jordi Hereu .... prohibeix vendre i comprar cerveses als pakis de la rambla, a la platja ... pixar a les cantonades (crec que no havia vist tanta gent fer-ho des que ho van prohibir ...es van prohibir els botellons ...ara prohibiran anar en bikini a les noies al metro i als nois sense samarreta ...Què més voldran prohibir?
¿Prohibeixen també portar cadenes amb crucifixos? (A mi em molesten ...
podrien prohibir també que les parelles de nous nuvis deixin de donar-se el lote al metro ...davant de tots els passatgers ... que dóna molta angúnia ...

les religions prohibeixen, els comunistes prohibeixen, els nazis, els dictadors, els jefes, les mares i els pares, les parelles, les democràcies prohibeixen ....tothom que es creu que te una mica de poder tendeix a prohibir... 

coses que sap que per molt que vulgui mai es deixaran de fer si no és per pròpia voluntat...

on es van quedar els esperits dels 60 i 70 hippies!!!en el logotip dels seus mercedes????



prohibir sempre ha sigut una cosa que ha agradat als humans....
ficar límits... legals o no...feta la llei... trampa! amb les prohibicions amplien el seu poder d'actuació, amplien la burocràcia, per tornar-nos bojes... del tot...

ara prohibeixen fumar, ara el burka (el meu pare m'aconsella que em prepari un de burka amb ràdio i aire acondicionat afegit...pels temps que còrren...

m'agrada la campanya publicitària d'aquest any del sónar 2010...
fan referència al burka amb aquests dos fantasmes?
no ho se...
les dones que porten burka semblen també fantasmes com els protas del sónar...
si ets fantasma no pots entrar tampoc a les biblioteques de Lleida...
i potser dintre d'uns mesos tampoc a molts altres llocs...

coses prohibides....
no podrem fumar als bars normals... però si als clubs de fumadors...

sabem que cada vegada que prohibeixes alguna cosa la emfatitzes... i provoques el seu fet de manera il.legal o adulterada...
així ens ho mostraven a cada còmic els Zipi Zape...

VARIES PROHIBICIONS PROPOSTES ÚLTIMAMENT...


Los cariocas van a tener el bochornoso honor de ser los primeros en haber cometido un acto de semejante calado contra Internet. Pues sí, señores, se han atrevido. Brasil acaba de pronunciarse en forma legal a través de una Corte en Paraná que dictó una sentencia que declara ilegal el software que permite intercambio de archivos (P2P). Peligrosísimo precedente el que sienta esta entidad tropical.








Un juez estadounidense sugiere prohibir los hiperenlaces

Richard Posner, uno de los jueces más conocidos e influyentes de Estados Unidos, actualmente ejerciendo en la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito, en Chicago, ha propuesto prohibir los vínculos entre sitios webs -los hiperenlaces que dieron forma y sentido a lo que Internet es y representa- a menos que exista una autorización expresa del sitio al que el enlace dirige.









Corbacho, partidario de prohibir el burka en el trabajo y las administración públicas








Prohibir el futuro ::

Los enemigos de los libros son principalmente los hombres, que los queman, los censuran, los encierran en bibliotecas inaccesibles y condenan a muerte a quienes los han escrito. Y no, como se cree, Internet u otras diabluras (…) Internet enseña a los jóvenes a leer, y sirve para vender un montón de libros.
— Umberto Eco

En el pasado “desayuno de expertos” del eForo organizado por Publidisa se comentó que la Feria del Libro de Madrid iba a prohibir expresamente el libro digital. Y efectivamente así ha sido, se contemplaba esa norma expresamente en su reglamento y la noticia ha corrido por Internet causando todo tipo de reacciones.







El efecto de prohibir ciertos alimentos

Privar de los alimentos preferidos provoca un continuo deseo por comerlos, de ahí la necesidad de hacer pequeñas concesiones cuando se sigue una dieta hipocalórica
La prohibición de consumir cualquier alimento cuando se sigue una dieta terapéutica implica el efecto contrario: un mayor deseo por comerlo. Es una práctica errónea y nada justificada que todavía se asocia a muchas dietas de adelgazamiento mal planteadas. Expertos en psicología y comportamiento alimentario y dietistas aseguran que, cuando se sigue una dieta hipocalórica para perder peso, conviene dejar margen para los alimentos preferidos. Las pequeñas concesiones, entendidas como un extra que se ha de comer en pequeña cantidad (la justa para que no haya ansiedad por el alimento preferido), son claves para el equilibrio y el bienestar emocional. Esta permisividad redunda en una mayor fidelidad y afianzamiento para seguir cualquier planteamiento dietético.

Reino Unido quiere prohibir las conexiones WiFi libres en universidades, bibliotecas y comercios











Legalizar la marihuana, prohibir el pollo frito

En su plegaria Obama para que legalice drogas como la marihuanaSavater retoma los clásicos argumentos liberales. Que el cinepolitiquero y republicano Schwarzenegger ha ayudado a hacer prosperar en el camino de California hacia dicha legalización. Pero el demócrata Obama se ha declarado contundentemente en contra de la misma aunque se ha mostrado reacio a que la DEA emprenda redadas contra la marihuana medicinal. Aquí tenéis al gran Arnold en sus buenos tiempos de Mr. Universo aliviando sus doloridos pectorales y bíceps...






¿Hay que prohibir las bombillas incandescentes?










prohibir

  • impedir, vedar, vetar, condenar, inhabilitar, privar, negar, denegar, excluir, restringir, proscribir, suprimir, quitar, anular, mandar, preceptuar, ordenar, imposibilitar, paralizar, evitar, reprimir, perturbar
    • Antónimos: admitir, dejar







Prohibición puede referirse a:









prohíbo
prohíbes
prohíbe
prohibimos
prohibís
prohíben

prohibía
prohibías
prohibía
prohibíamos
prohibíais
prohibían

prohibí
prohibiste
prohibió
prohibimos
prohibisteis
prohibieron

prohibiré
prohibirás
prohibirá
prohibiremos
prohibiréis
prohibirán

prohibiría
prohibirías
prohibiría
prohibiríamos
prohibiríais
prohibirían








Sabíamos que no se podía pisar según que césped, que la industria de la lujuria estaba recluída a zonas lejos de miradas indebidas, que películas , libros y palabras heterodoxas terminaban pudriéndose en un índice censor. 
Las prohibiciones que hoy nos amenazan (algunas ya hechas realidad) son bien distintas. 
En las zonas sin humo, se extiende la niebla venenosa de un Estado más preocupado por los presupuestos de Sanidad que por la salud de sus administrados. 
Nuestros cuartos no deben ser iluminados por bombillas comunes, en las pantallas de los pc’s no es bueno seguir disparando contra píxeles coloreados, la crítica ha de ser susurrada desde la corrección política y el domingo debemos dejar el coche en el garaje.
Los súbditos modernos notamos de manera creciente el yugo de los apóstoles de la salud, los inspectores de la tolerancia, los guardianes de los hábitos y los sacerdotes del clima.
No debemos tomar nunca la propaganda de la prohibición de forma literal. 
No siempre se trata de nuestra seguridad, de la protección del clima o de la salud pública, de la protección de minorías amenazadas o de mayorías enfermizas. 
Parece como si, de pronto, los humanos hubiésemos caído en el agujero negro de la inconsciencia, retrocedido cinco mil años en nuestra evolución y tuviésemos que ser protegidos de nosotros mismos en gesto redentor y generoso. 
Las políticas prohibicionistas ya no se detienen ante la frontera de lo particular, fiscalizando incluso el patio de lo discutible y el ejercicio de la opinión.
En la mayoría de los casos, los motivos y argumentos oficiales para justificar esta nueva ola prohibicionista no son más que un pretexto para camuflar la cruzada individual de algún político y la gula del Estado, consumidor insaciables de la libertad de todos . 
El régimen prohibicionista contempla antes que nada la extensión del poder y su influencia. Las prohibiciones son órdenes. Exigen la obediencia absoluta. El Estado de Derecho “dirigiendo” y “educando” a la sociedad. 
No la comunidad de los individuos, sino la “justicia” emanada del poder es la que determina sobre todo aquello que los hombres podemos y no podemos hacer.
mc_carlos.jpg
La libertad siempre ha sido un concepto sospechoso para “la autoridad” y sus administradores desde el regocijo que les produce comprobar día a día el manejo del poder. Tras cada contrariedad, resuenan inmediatamente sus voces reclamando nuevas disposiciones adicionales, cambios legislativos y nuevas propuestas de ley. Los censores del juego, los inspectores del tráfico bueno (han leído aquello de “a más de 150 kmh es el fin”?) y los maîtres dietistas aprovechan cualquier ocasión para proclamar su misión. No dudarán ni un segundo en restringir la ingesta de alcohol, azúcar o materias grasas, publicando nuevas disposiciones sobre “Alimentación Sana”. Nadie debe, nadie puede entregarse a la gula o la lujuria en esta sociedad de hombres sanos y fuertes. ¿Acaso no asoman entre cada párrafo de una ley el vicio, el pecado, el rostro del mal?

Las políticas prohibicionistas se sirven de falsas conclusiones de forma específica: que algo no esté prohibido no significa, ni mucho menos, que esté permitido. Lo que no se recomienda por ley, tampoco está permitido; permitido es sólo aquello que se debe. En un mundo legal cerrado, no hay exención, no existe el ámbito no regulado. Cada laguna jurídica actúa sobre la “autoridad” como un mal que debe eliminarse inmediatamente. Dónde no hay norma, amenaza el crimen, la incorreción, el exceso.
El mismo día en que el Estado conquistó a los ciudadanos llegó el fin de su libertad. Los ciudadanos ya no están seguros de su poder. Ellos mismos caen en la trampa, cada vez más inseguros de sí mismos y más abandonados a las medidas de vigilancia. La generosidad y la paciencia se han convertido en valores tan imposibles como la confianza en nuestra capacidad de autoregulación en caso de conflicto. La inflación reguladora y legislativa se ha convertido en algo tan natural, que el ciudadano medio ya es incapaz de percibir la pérdida de libertad a la que está sometido. Las prohibiciones determinan la velocidad de nuestros desplazamientos, dónde podemos aparcar y cómo acceder a las ciudades. Cientos de reglamentos regulan los tiempos de consumo y compra de un producto, prohíben trabajos libres de impuestos, el juego no normado. Se nos amonesta advirtiéndonos de los peligros escondidos tras los placeres y el éxtasis en el que nos abandonamos de tiempo en tiempo para aliviarnos de nosotros mismos. Los argumentos de una moral obsoleta convertidos en moderna norma de ley.
Las normas se convierten en las barricadas protectoras de la normalidad, esta zona donde no hay sitio para los malos espíritus y sus veleidades. Los deseos incontenibles e incontenidos, las risas burlonas, las caricaturas de mal gusto, el desprecio a lo “social”, todo lo impuro y pensar sobre ello, el derroche de energía – prohibido!.
 La base de las políticas prohibicionistas es una paradoja mágica, casi homeopática.
Puesto que lo malo siempre actúa de forma contagiosa y con alto grado de virulencia, incluso el más pequeño foco de infección ha de ser eliminado.
La prohibición ha de ser entonces disuasoria, amenazando incluso a los autores potenciales de un “mal” con el castigo correspondiente. De este modo, gracias a las prohibiciones, eliminamos el temor de los ciudadanos frente al “mal” cambiándolo por el temor al castigo. Cuantas más prohibiciones haya, más temor. Y cuanto más acerbo encuentre el clima de preocupación máxima, más prohibiciones. De este modo se retroalimentan las prohibiciones en su paradógica orgía delMIEDO.
dolce_gabbana.jpg
Y cuando el que domina es el miedo, todos los factores de riesgo han de ser prohibidos. Las políticas prohibicionistas se autoatribuyen la bondad de velar por contextos sociales claros y definidos.
En su crisol cristalizan de igual modo el crimen y lo deleznable como el exceso de velocidad, fumar, comer hamburguesas o lo casual, todo aquello que sobrepase la frontera del trabajo y la disciplina. Las prohibiciones dividen el mundo en dos frentes: aquí el bando de la seguridad absoluta normada, del otro lado el reino oscuro y tenebroso de los libertinos, ese que, a pesar de las homilías parlamentarias, todos los días nos seduce.
La tentación descarga un primer chorro de adrenalina. Pisar el césped prohibido, fumar el pitillo escondido, beber el alcohol prohibido, comer la grasienta carne a la parrilla, viajar a Alemania para poner el coche a 220 y comprobar que “no es el fin” se convierten en los nuevos deportes extremos. La desobediencia es un deseo propio e inherente a la condición humana.
No hay mejor camino para convertir en deseable una “falta” que prohibirla. No hay prohibición que no pueda ser superada. Prohibir provoca la infracción, ya que la prohibición existe para ser ignorada. La estupidez de los hiperlegalistas radica en su fe: creen que prohibiendo se puede crear un mundo mejor. Y resulta que ocurre justamente lo contrario. 
Una política inteligente prefiere combatir indirectamente el mal, fomentando el bien.
Las prohibiciones exigen una vigilancia constante.
El Estado se convierte en depositario y administrador de la moralidad – campo fértil en el que crecen como setas los alarmistas, los delatores y los demandantes. No hay norma sin castigo.
El efecto de disuasión es, no obstante, escaso (hay datos sobre la disminución en el consumo de drogas prohibidas?). Los infractores especulan contínuamente con no ser descubiertos. Los verdaderos culpables de mis vicios (fumo) son siempre los demás (las tabaqueras).
Cuantas más normas, más delitos; cuantos más delitos, mayor el aparato burocrático para controlarnos. El verdadero objetivo de las políticas prohibicionistas no es mejorar las costumbres de los administrados, sino el crecimiento del aparato estatal.
Para muchos ciudadanos, las prohibiciones son uno de los principales medios de la civilización. No es ésta, pues, una idea exclusiva de los prohibicionistas conservadores, de quienes ven en la represión la panacea para solucionar nuestros problemas. No son infrecuentes las ocasiones en las que las gentes de buena fe, ante un revés en sus vidas, reaccionan con rabia reclamando medidas draconianas. Si se demuestra que una inclinación humana no es corregible por la vía de la prohibición, la resaca moral es enorme. Sin embargo todo parece indicar que nuestra especie es en ciertos aspectos incorregible: ni con educación o asesoría permanente, ni con buena voluntad. Pero las prohibiciones tampoco han sido capaces de erradicar los males de la libertad, el hombre subyugado también sueña con ser alguna vez distinto de como es, con hacer lo que no hace. A largo plazo aún nadie ha podido ser corregido por obligación. Las prohibiciones son un recurso incluso más pobre que los discursos vanaglorificadores de los valores más elevados. La acción de los hombres, en general, no viene determina en función de las normas impuestas. Lo que a uno le conviene, no se lo dicta el deber, sino la virtud. Pero la virtudes están en descrédito desde hace tiempo, justamente desde aquel momento en el que empezamos a transferir nuestra responsabilidad al Estado para que fuese él quien combatiese el mal a golpe de prohibición.







'Hiyabs', gorras, 'piercings', chanclas, bañadores... ¿Qué se puede llevar a clase?

  • Los reglamentos internos de los colegios e institutos españoles no suelen contemplar los límites a la indumentaria del alumnado.
  • Las normas estéticas que deben cumplir los estudiantes vienen marcadas por "el sentido común y las normas de convivencia".
  • Gorras y móviles son objetos prohibidos en todas las aulas.
....

quin és el sentit comú, on para, qui el te? 
Publica un comentari a l'entrada

Entrades populars d'aquest blog

Rituals de Sant Joan. NIT DE BRUIXES

Per Sant Joan, a part de tirar petards, també hi ha rituals per a fer. 


Foc i fogueres
-Saltar la foguera per purificar-se.
-La tradició diu que si els enamorats salten una foguera set vegades agafats de les mans, seran feliços plegats la resta de les seues vides.
-Era costum acostar-hi els infants per prevenir-los dels mals.
-També com a mètode purificador, es llençaven objectes vells i cabeces d'alls per menjar-se-les després.
-Si una brasa o una espurna toca la roba que porta una persona aquesta Nit, la persona es casarà abans que acabi l'any.
-Tradicionalment es tiraven brases als pous per purificar l'aigua.
-Les cendres, per la seua banda, tenen la capacitat de guarir els ulls de poll, les malalties de la pell, els grans de la cara, els eczèmes i eviten la suor de les mans.
-Per guarir malalties o per fer forts els infants, hom s'acosta al foc o es passeja per damunt de les brases, ja que aquesta nit sembla que no cremen (millor no provar-ho).

L'aigua -Segons antigues tr…

publicidad sexista

seguimos viendo aún ahora publicidad machista...
la mayoría de religiones se pusieron de acuerdo allá por la fecha que nació Jesucristo para denostar a la mujer de manera directa... y parece que a día de hoy esta misión sigue en pie... y nadie hace nada...
pero sigue sucediendo...

como vemos en su última campaña Coca cola decide que para acompañar a su curvilínea botella de su preciado licor... sea acompañada por un chico joven estilo hipster o perroflauta... con su guitarra al más puro estilo hippie setentero ¿o guitarrista de coro de iglesia?...


sin eslogan la imagen envía un sutil mensaje a los jóvenes para cambiar la cerveza por la bebida negra... quizás...


en el cartel que aparece una mujer... sólo aparecen unos grandes labios que se nota han sido aumentados por photoshop... y tras la botella denota un mensaje sexual... directo...
a mi personalmente me parece que no debería verse tan claramente la diferencia entre la imagen de la mujer y la del hombre... en una misma campaña pub…

Tendencias 2016

Éste año promete... mucha luz*
Acabamos el año de la cabra y el 8 de febrero 2016, empieza el año del mono chino...


El 8 de Febrero del 2016 comienza el año del Mono de Fuego en el Horóscopo Chino, según el calendario del zodiaco, y termina el 27 de Enero de 2017. 2016 es el año chino 4713 según su calendario. El nombre chino del 2016 en el calendario del horóscopo chino es .
El mono es el noveno de los 12 animales del zodiaco chino. Cada año se relaciona con un signo animal de acuerdo con un ciclo de 12 años. + info en: http://www.horoscopochino-2016.com/
Saturno sigue retrógrado... para que sigamos conociéndonos aún más... necesitamos más relax, paciencia a kilos... e ilusión y pasión... y por fin a hacernos responsables de nosotras mismas... vive, disfruta y experimenta...

+ aquí puedes encontrar lo que nos depara a cada signo del  zodíaco en 2016 www.cassanya.com/horoscopo-anual/ >>

y las cifras del número  2016 suman 9, final de un ciclo... profundizar, la mística, el encuentro co…