la crisis de los ricos

Esta es la crisis de los ricos porque son ellos los que ahora no llegan a final de mes.

Mi generación nace al mundo laboral justo en la crisis surgida tras las olimpiadas de Barcelona.
Pero es una crisis que viene de antaño y bebe de la mítica transición y los años ochenta, donde hasta se prohibió el pluriempleo.

Ya por aquel entonces algunas asociaciones ecologistas avisaban de la inminente de la crisis del petróleo, por estar a punto de terminarse esta energía.
Ahora en 2012 y tras cinco años de crisis inmobiliaria y financiera vemos como la crisis del petróleo aún no llega. Quizás la tienen retenida tras las bambalinas para que no nos estresemos demasiado.

Ahora la crisis afecta a todo el mundo, no sólo son los pobres los que podemos quedarnos sin casa, ahora cualquier persona, incluso políticos, como el caso de la mujer que se suicidó en Barakaldo por estar a punto de ser desahuciada, exconcejal de Eibar.

Cualquier persona que hoy sale en la tele debatiendo cosas como por ejemplo la crisis, si mañana se queda sin trabajo, por la razón que sea, tampoco podrá pagar su hipoteca. Quizás tenga más recursos, amigos/as, para poder encontrar otro trabajo o gente que le preste dinero, pero si no es así, se quedará en la calle igual.

Y es más duro.

Desde mis 20 años que estoy independizada, llevo viviendo más o menos al día, a la semana y al mes. Primero viví en un piso compartido, con un alquiler abusivo, y ahora desde hace 7 años en una vivienda comprada con una hipoteca abusiva por parte de mi banco y confirmada por el Banco de España.
He podido ahorrar algo, pero siempre he estado un poco al límite, sobretodo a causa de que el tipo de trabajo que he podido desarrollar, aunque sea de más o menos lo que he estudiado y me gusta, también está marcado por la temporalidad y la inestabilidad, y por unos sueldos miserables. 
He podido contar con la ayuda de mi família en algunas ocasiones para no acabar deshauciada.

Hace años que no puedo planear ni viajes ni vacaciones.
Hago las que puedo cuando llega la oportunidad, pero no puedo planear, y muchas veces cuando tengo el tiempo, tengo que dedicarlo en buscar un nuevo trabajo y no en descansar, como merecería.

Ahora la gente que ha vivido trabajando bastante bien hasta ahora se encuentra en mi misma tesitura.

No es que los pobres seguimos siendo pobres, sino que la clase media se ha vuelto pobre. Y no saben qué hacer.
No saben enfrentarse o cómo llevar esa situación, y se vuelven locos/as.

Han vivido todo este tiempo al margen como si las crisis que revolotea el ambiente no les afectara.
Han visto como suben los impuestos, como se encarecen los productos y servicios, sobretodo las materias primas, el petróleo, gas, luz, agua, etc; vieron como se privatizan las empresas energéticas, presenciaron en sus pantallas planas de TV miles de corruptelas políticas y empresariales, o como reina el dinero negro en el mercado, etc.

Estas personas también cayeron en la trampa de los "ignorantes" pobres que firmamos hipotecas abusivas, como a veces he oído que nos llaman algunos "expertos" en economía. Así que son tan "ignorantes" como los pobres, porque ellos también cayeron en su propia trampa, y están tan al límite como nosotros.

¿Y ahora qué?


Ahora tienen que mirar y rascarse el bolsillo cada vez que dan un paso en su vida, y ven que cada vez tienen menos, ven que  por tener un contrato fijo no quiere decir trabajo seguro. Pueden ser despedidos mañana mismo. Están abriendo los ojos a la realidad del mundo capitalista donde todos nos hemos enfangado.

Así estamos viendo el futuro como un humo negro del que no sabemos cómo saldremos.

La gente se ha creído que por tener un sueldo más o menos fijo de 1.000€ o 2.000€ eran ricos, empresarios, ahorradores, etc. Han hecho fondos de pensiones que no recuperarán. Han invertido en participaciones preferentes y otras fórmulas, que ahora ya no pueden y no podrán recuperar.
Sabemos ahora que el dinero no existe, que los billetes o las cifras escritas en un papel o en una pantalla no sirven de nada, porque sólo representan al oro que dice tener el Banco de España en sus arcas.
+ info: http://www.taringa.net/posts/economia-negocios/6137282/El-Dinero-No-Existe---La-mentira-del-sistema-financiero.html

Así consumir, el vício al que nos han abocado las instituciones sociales, empresas, etc, ahora es cada vez menos posible, más difícil. Nos han educado para que consumamos sin parar, constantemente, y ahora debemos aprender a no consumir, o pensar antes de hacerlo, ser conscientes.

Las personas que hemos aprendido a sobrevivir con lo puesto y que sabemos por experiencia aprovechar y comprar pensando en no tener que comprar en exceso y por obsolescencia, aquellas personas que hemos supervivido durante estos años, ahora vivimos como siempre, bien, ya que estamos acostumbradas a ir tirando.

El problema lo tienen aquellas personas que ahora tienen que aprender a supervivir como llevamos nosotras haciendo hace años.

La parte positiva de esta situación es que las clases están desapareciendo, porque la situación de todas las personas es la misma.
Estamos en el mismo límite todas las personas, como yo con un piso en un barrio obrero,  está algún directivo de empresa que vive en su pisazo de la zona cara de la ciudad. En los dos casos vamos tirando, no sabemos si mañana tendremos trabajo, no sabemos si el mes que viene tendremos suficiente para pagar la hipoteca.

No hay mal que por bien no venga, al final, como al principio,  todas las personas somos iguales.

Así han aprovechado los poderes políticos y bancarios para recortar en derechos humanos e intentar desmantelar el estado de bienestar que habíamos conseguido con mucho esfuerzo la clase obrera.

Nos quieren hacer creer que estamos en crisis ahora, cuando siempre hemos estado en crisis.

Querían aprovecharse de las circunstancias críticas para hacer tráfico de influencias y redirigir el consumo público a la empresa privada, y así lo pretendieron personajes como Aznar y Blair, Bush, que privatizaron energéticas, infraestructuras, transportes, etc. Y les ha salido el tiro por la culata, porque ahora la empresa privada no encuentra recursos sin el consumo de esa clase trabajadora que desean destruir.

¿En serio pensaban que podrían vivir como marajás con la gente quedándose sin casas ni recursos básicos?

Ahora el mundo se está equilibrando.
Lo que no podía ser es que en esta pequeña parte del mundo viviéramos a costa del resto del mundo.

Esta misma situación se vivió en la época anterior a la II Guerra Mundial, lo bueno es que ahora ya no nos pueden manipular, a los trabajadores, porque gracias a la comunicación global vía Internet estamos al día y al tanto en tiempo real de todas las cosas que pasan y de manera real y transparente.

*La información y el saber nos llevan a la verdadera igualdad y libertad.


Judith Díaz Garcés
lutxana@lutxana.org
www.lutxana.org

692303446